• Y, claro está, para forzar la integración definitiva en la matriz, le sobra Borja Prado.
  • La filialización de la antigua eléctrica española conllevaría la elevación de Andrea Brentan a presidente casi honorífico de ENDESA, pero el hombre de Ferraris para España sería Paolo Bondi.
  • Por si la fagocitación de la antigua empresa nacional de electricidad no ha quedado clara, Fulvio Conti asegura que la integración es demasiado lenta.
  • La eléctrica estatal italiana, agobiada por la deuda, prepara también la venta de Enersis, tras vaciar Endesa.
  • Y el consejero de ENEL, Pedro Solbes, vicepresidente en el momento de la venta de Endesa, calladito.

Por si no había quedado claro que los italianos quieren fagocitar ENDESA y convertirla en la división española de ENEL, el primer ejecutivo de la firma italiana, Fulvio Conti, declaraba a un diario italiano que la integración de la antigua empresa nacional de la electricidad, ENDESA, en su matriz está siendo demasiado lenta. En esta línea el Ceo de ENEL aseguraba estar preparando "una reorganización de la cúpula directiva" para conseguir más sinergias. En plata, librarse de directivos, naturalmente españoles, para ahorrar 400 millones de euros... más.

De entrada, la afirmación resulta curiosa, por cuanto las famosas sinergias de integración ya habían supuesto -según comunicaron los directivos de ENDESA a los analistas en la presentación de los resultados 2012- más de 1.300 millones de euros, superando el objetivo de 1.160 millones de euros.

Ahora bien, ¿cómo va a conseguir más ahorros o en qué consiste esta reorganización, Sencillo: filializando aún más a ENDESA. El plan lo llevará a cabo el director financiero de ENEL y número dos de Conti, Luigi Ferraris (en la imagen), el halcón de la compañía. Consiste en dirigir ENDESA desde Roma, convertida ya en ENEL España. Sobra, por tanto, el presidente, Borja Prado, que saldría. Si se pretende mantener la marca comercial ENDESA y su cotización en la Bolsa de Madrid, se llevaría al cargo de presidente a Andrea Brentan, aunque, quede claro, que el verdadero Ceo de ENDESA, o ENEL España, sería Luigi Ferraris y su mano derecha, el director financiero de ENDESA, ahora ya a medio camino entre Roma y Madrid, Paolo Bondi.

Y ojo, porque a la filialización y vaciamiento de ENDESA todavía le falta el capítulo más importante: la venta de ENERSIS, la filial iberoamericana, a la que se han traspasado activos de ENDESA como en su día se traspasaron activos renovables de la firma española a la filial verde ENEL Green Power.

Y en el entretanto, el consejero de ENEL, el español Pedro Solbes, calladito. Tiene su aquél porque Solbes era vicepresidente económico cuando el Gobierno Zapatero, a mayor abundamiento de la cuenta corriente de los Entrecanales, los mismos que ahora se quieren ir de España, amenazan con demandar al Gobierno español por reducir las subvenciones públicas a las renovables.

Fue Solbes, como vicepresidente económico del Gobierno socialista quien posibilitó que ENDESA fuera depredada, no por una empresa extranjera sino por el Gobierno italiano.

¿Y por qué ENEL vacía ENDESA Pues muy sencillo: por una deuda de 50.000 millones de euros que le agobia demasiado a una empresa que. en términos relativos, es mucho menos rentable que la española ENDESA.

Miriam Prat

[email protected]