• Con el Madrid y el Barcelona Mediapro controlará las retrasmisiones de la Liga 2013-2014 y dejará a Sogecable sin posibilidades.
  • Cebrián no admite como mediador al presidente de la LFP, Manuel Tebas, hombre de Mediapro.
  • Y mientras, Roures intenta vender todos sus derechos a Al Jazeera... porque tampoco tiene para pagar a los clubes.
  • Quien tendrá que esperar en la cola de la lista de acreedores será Hacienda.

No seré yo quien ose decir que el calendario para la liga d Fútbol 2012-2013 ha sido amañado: nunca jamás. Pero el caso es que la fortuna ha otorgado sus favores a Mediapro, con un calendario que le favorece y que perjudica a PRISA. En otras palabras, para salvar Gol Televisión, Jaume Roures –comunista y anticlerical- precisa tener los derechos del Real Madrid y Barcelona, que son los que venden, y que estos dos grandes jueguen sus primeros encuentros con alguno de los otros seis equipos de Primera cuyos derechos posee Mediapro. De esta manera siempre habrá combinación de blancos y azulgranas con otra formación cuyos derechos posea la empresa de Roures y Tatxo Benet.

Sobre todo durante el comienzo del campeonato, hasta octubre, que es donde se consiguen más abonados por el conjunto del campeonato.

El que se queda a verlas venir es PRISA, presidida por Juan Luis Cebrián, quien le adeuda, según Mediapro, cerca de 100 millones de euros por derechos de retrasmisión. No les pagan porque considera que piden más de lo acordado y, también porque no pueden pagarlo. Es la lucha entre dos grupos quebrados por el filón del fútbol televisado. Porque Mediapro también está quebrado, dispuesto a venderle todos sus activos, o toda su empresa a los árabes de Al Jazeera, inserta en un país como Qatar, que oscila entre el capitalismo y el fundamentalismo islámico, pasando por el antisemitismo.

Desde luego, Cebrián hace bien en no aceptar como mediador en el conflicto a Javier Tebas (en la imagen), presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) un personaje ferozmente anticomunista pero, eso sí, siempre ligado al comunista Roures por razones de interés crematístico.

Y claro, quien tendrá que esperar será Hacienda, que es el principal deudor de los clubes.

Miriam Prat

[email protected]