El virus de la muerte no se ha podido detener. Según la revista "Nature Medicine", el sida afecta a más de 40 millones de personas de todo el mundo.

Por otra parte, el organismo de la ONU, responsable de la lucha contra el sida UNOSIDA, afirma que el 24% de las organizaciones humanitarias dedicadas a la atención de portadores del virus de la muerte están apoyadas por estructuras católicas. En Ginebra, y organizado por la confederación de las Cáritas Católicas, se estudiaron los modos de aumentar los recursos y la cooperación en la lucha contra el sida.

Se vio claro el papel de la Iglesia Católica en promover una respuesta humanitaria a la pandemia, centrada en la educación. "La respuesta de los cristianos al sida fue vista como un elemento positivo para combatir el estigma y la discriminación y ayudar a las personas a convivir con el virus para mejor afrontarlo".

Las Naciones Unidas, ahora, se dan cuenta de que la Iglesia Católica es el corazón y el sistema nervioso para la atención de los grupos portadores de la lacra de la muerte, el sida.

Asimismo, el descubridor del virus del sida, Luc Montagnier (en la imagen), ha aconsejado cómo deberían ser las campañas contra el sida: "Son necesarias campañas contra las prácticas sexuales contrarias a la naturaleza biológica del hombre. Y, sobre todo, hay que educar a la juventud contra el riesgo de la promiscuidad y del vagabundeo sexual". Montagnier ataca la práctica homosexual.

En la Declaración de Londres de la Cumbre Mundial de ministros de sanidad se dijo que "es necesario que las campañas de prevención contra el sida no abandonen los diferentes modos de vida, los valores humanos y espirituales y proteger la dignidad de las personas".

También, el ministerio de sanidad belga realizó una campaña sobre el sida dirigida a los jóvenes, sin recomendar el preservativo. La campaña insistía en el amor vivido con responsabilidad. La principal herramienta de la campaña era un vídeo para las escuelas y el medio televisivo. Y en Suiza se difundió una campaña similar con el eslogan: "La continuada fidelidad recíproca, protege del sida".

En África, la cifra de contagiados es gigantesca. Las cadenas de televisión de todo el continente africano, emiten anuncios financiados por la Unión Europea, haciendo apología del condón. Sin embargo, el presidente ugandés, dijo en el Congreso Mundial sobre el Sida, que "la mejor respuesta a la amenaza del sida es reafirmar pública y claramente el respeto que cada persona debe a su prójimo.

Debemos educar a los jóvenes en la virtud de la abstinencia, del autocontrol y del sacrificio, que exige el respeto hacia los demás". Promoviendo la abstinencia y la fidelidad  conyugal, el Gobierno de Uganda ha reducido las infecciones en el 75% entre los jóvenes de entre los 15 y los 19 años; el 60% entre los de 20 y 24 años y el 54% en el resto.

Clemente Ferrer
[email protected]