La infrahumana serie "Los Simpson" emitida por Antena 3 a las 14 horas, ha alcanzado una cuota de pantalla del 27,8% y una audiencia de 1.832.000 televidentes, según el último ranking del semanario "Supertele" (primera quincena de septiembre 2013). Una serie que no respeta la dignidad humana ni los derechos del niño.

Después del corrosivo "Los Simpson especial viajes", se ha emitido un capítulo en el que estrena la temporada XXIII de la absurda familia. Es el capítulo 505 titulado: "Algo divertido que Bart nunca volverá a hacer". En él, Bart ve un divertido crucero y pide a Homer y Marge unas vacaciones familiares.La familia apenas tiene dinero. Decide vender todo lo que posee para financiar su viaje. Cuando Marge y Lisa ven el interés de Bart, cada uno de ellos vende un objeto valioso para poder sufragar los billetes del crucero. Finalmente, la polémica familia consigue sus vacaciones. Bart disfruta de su ansiado viaje hasta que el capitán del barco interpreta una canción a los pasajeros diciéndoles que disfruten antes de volver a sus vidas normales. Bart se niega a aceptar que tenga que volver a su aburrida vida y trama un plan para que las vacaciones duren para siempre.

Por otra parte, el primer rumor de la venta de la serie "Los Simpson" lo destapaba la revista TV Guide. Esta repentina venta estaría explicada por el final definitivo de la inhumana serie Los Simpson, al término de su actual etapa. Una vez finalice el ciclo de Homer y compañía, 21th Century Fox, vendería todos sus episodios a un precio de 1,5 millones de dólares por capítulo. La operación, finalmente, no se ha llevado a cabo.

"Los Simpson" son un burdo clásico en todas las parrillas de los diversos canales de televisión de casi todo el universo, -en algunos países está prohibida su emisión- siempre logra alzados índices de audiencia. A pesar de ello, la serie "Los Simpson" no observa, en alguno de sus capítulos, el respeto a los derechos del niño ni a la dignidad de la persona humana. Habría que plantear a las autoridades competentes que se prohíba su emisión en la franja infantil, ya que este tipo de programas degradan la institución familiar.

Clemente Ferrer
[email protected]