Javier López (UGT) se pregunta cómo el Gobernador del Banco de España no ha dimitido todavía, y José Ricardo Martínez (CCOO) piensa que debería irse

Le culpan en gran parte de la crisis que azota nuestro país y de los problemas de las cajas de ahorros.

Estaban para hablar de la huelga general y eso hicieron. La escasa asistencia de empresarios en el encuentro informativo, salvo excepciones como la del Presidente de Atlantic Cooper demuestra los prejuicios del sector financiero español. Se habló de la huelga y mucho, y también de economía. Al ser preguntados por el Miguel Ángel Fernández Ordoñez (MAFO), Gobernador del Banco de España, y su labor, Javier López, de UGT afirmó "que le ha hecho un flaco favor a este páis con su política itinerante".

Señaló que miró para otro lado cuando se estaban creando los cimientos de la crisis y lo único que ha hecho ha sido hablar para pedir una reforma laboral profunda en lugar de tomar medidas en su ámbito: "Ha pensado más en el beneficio de unos pocos que de la necesidad de unos muchos. José Ricardo Martínez, de CCOO manifestó que tanto MAFO como "la gran mayoría de los reguladores", lo que ha hecho ha sido "mirar de soslayo" las dificultades, "no prevenirlas"y una vez que éstas se han consumado "no corregirlas".

En opinión de Martínez, MAFO es en parte culpable de desastre financiero y de los graves problemas de las cajas de ahorros, "que no estaban antes mal", habría sido la negligencia de las autoridades bancarías la que las habría sumido en la situación actual. "Debería irse", ha señalado Martínez.

Los dos líderes regionales de UGT y Comisiones Obreras manifestaron su confianza en el respaldo de los trabajadores a la huelga general convocada para el 29 y prevén "manifestaciones impresionantes" en las calles. Hicieron especial hincapié en que la Reforma Laboral discrimina a los trabajadores que no cobran prestación de desempleo por no estar bonificados ni ser atractivos a las empresas, y los condena a un paro perpetuo. Arturo Fernández, Presidente de la Patronal Cepyme, ha señalado al término de la intervención de los líderes sindicales, que respeta el derecho a la huelga, pero considera buena la reforma laboral. Se ha mostrado satisfecho con los servicios mínimos que se  han establecido para garantizar el derecho de los ciudadanos a acudir a sus puestos de trabajo.

La desconvocatoria de la huelga, ha manifestado Javier López, de UGT,  sólo sería posible si se abriera una mesa de negociación entre Gobierno, empresarios y sindicatos, y se "dejara entre paréntesis el trámite parlamentario de una reforma laboral que no ha sido pactada".

Las organizaciones sindicales lamentaron los ataques a los parados. "Es inmoral la criminalización de los desempleados". En opinión de ambos líderes sindicales, la construcción, la industria y el sector servicios van a ser los sectores más afectados por la reforma laboral.

Sara Olivo
[email protected]