Sería la primera huelga que afronte Rajoy

Hay pocas cosas que perturben tanto la economía de un país como una huelga aérea en Navidades.

La sección sindical del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) en Iberia ha informado que convocará una huelga en diciembre como respuesta a la creación de Iberia Express.

La noticia llega en un momento especialmente delicado American Airlines, su socia comercial, ha entrado en suspensión de pagos. El grupo estadounidense AMR, que también incluye a American Eagle se ha acogido finalmente y de manera voluntaria al capítulo 11 de la ley estadounidense de bancarrotas.

A Justo Peral no parece preocuparle mucho lo que se cuece en Estados Unidos con la mítica compañía norteamericana, pero sí lo que pueden hacer los pilotos de Iberia para defender sus derechos. El jefe de la Sección Sindical de SEPLA, ha manifestado que aún no se han fijado las fechas de los paros porque no tienen aún la respuesta del colectivo de trabajadores de tierra así como de los tripulantes de cabina.

No obstante, si estos decidieran no unirse a la huelga, los pilotos la harían igualmente.

En resumen, los pilotos pueden convocar huelga con diez días de antelación, mientras que el resto del personal involucrado ha de anunciar su intención de hacerla con quince días. Las fechas podrían coincidir con las fiestas navideñas, ya que según ha manifestado Peral, los paros habrán de ser anunciados tras una reunión que se celebrará entre los tres colectivos la semana que viene.

Peral aseguró que no les queda otro camino tras romper ayer Iberia las negociaciones durante la reunión que mantuvo la compañía con los pilotos, a pesar de las cesiones del colectivo, que asegura que su propuesta crea más ahorros que los que plantea Iberia.

Un informe independiente elaborado por la auditora Grant Thorton, detallado por Peral, señala que la propuesta de Iberia establece un ahorro con respecto a los pilotos de 25 millones de euros anuales frente a los 100 millones que supondría la del SEPLA, que asegura haber ofrecido a la compañía "todo lo que pedían" y que aún así se han negado a negociar porque el objetivo "no es reducir costes".

Peral acusa a Iberia de hacer el "trabajo sucio" del consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, quien, según sus palabras, no pretende otra cosa que romper el convenio de los pilotos que protege las operaciones de Iberia en Barajas, limitar su crecimiento y convertir en la aerolínea española en su 'low cost' particular.

Mariano Tomás

[email protected]