En concreto, la CNC, que se supone, debería liderar el proyecto

-Con la sanción por los sms, ha entrado de lleno en el terreno de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.

La cobrarán o (como casi todas) no la cobrarán, pero por lo pronto la CNC ya tiene lo que quería: telediarios, noticias y hasta editoriales. El organismo que preside Bernaldo de Quirós pero dirige Clara Guzmán, viene comportándose, no sólo en esta última etapa, sino históricamente, con una incontinencia sancionadora que dentro del sector le hace perder credibilidad por excesiva.

Pero este comportamiento se ha agudizado en los últimos meses, y hay una razón. Como sabrán, el sistema regulatorio para los sectores de actividad industrial en nuestro país va a dar un vuelco radical en los próximos meses, pasando de ser organismos independientes a formar un solo gran regulador que aúne los temas sectoriales y los de competencia. Pues bien. Ya habrán adivinado que estamos en el momento de posicionarse. En lo que podríamos llamar, para que me entiendan, la campaña electoral. A ver quién gana en el nuevo macro-regulador. A ver quién queda por encima de quién.

Y en plena 'pegada de carteles' tenemos a la CNC, insistimos, con la mano fiera de la directora de investigación, Clara Guzmán, llevando la batuta. Tratando de demostrar a quien corresponda que los de Competencia multan, castigan y reprenden a quien se les ponga por delante, sin temblores.

Fuentes del sector señalan, además, que más le vale a Guzmán situarse bien en la nueva CNMC, porque como pierda el puesto de trabajo le va a costar Dios y ayuda resituarse, pues, según las mismas fuentes, no tiene amigos ni guarda simpatías en ninguna empresa de ningún sector. Su implacable actitud y sus malos modos hacen de ella una bestia negra dentro y fuera de la CNC, con el conocimiento y la aprobación de su jefe.

Entretanto, los operadores grandes, que ven como los OMVs les comen terreno y clientes mes a mes, son los que están padeciendo estas luchas intestinas entre reguladores 'ex post' y reguladores 'ex ante' para ver quién queda mejor en la foto. Y encima, con una multa sobre una parte de su mercado, el de los sms, que vive sus horas más bajas tras la popularización de la mensajería instantánea.

Miriam Prat
[email protected]