Amnistía Internacional ha presentado su Informe Anual correspondientes al último año. Lo ha hecho Esteban Beltrán, responsable de la organización en España, el mismo que decidió "abrir un debate" sobre si el aborto era un derecho y, fíjense qué sorpresa concluyó que sí.

Y de esta forma, a nadie puede extrañar las conclusiones del estudio: AI destaca tres feroces violaciones de derechos en España: desahucios, recortes de apoyo a las víctimas, de violencia de género y demasiada violencia policial contra las manifestaciones ciudadanas. El derecho a la vida, naturalmente, no existe, al menos para el hombre no nacido.

Primera cuestión. El desahucio es algo muy triste pero no existe el derecho a vivir en una vivienda que te comprometiste a pagar. No existe el derecho a no ser echado de tu casa, existe el derecho a la propiedad privada.

Segundo fallo, según AI, del asunto: en España se ha reducido el apoyo a las víctimas de la violencia de género. En primer lugar no es cierto, en segundo lugar, ya sabemos todos en qué consiste la normativa contra violencia de género: en meter a los hombres en la trena.

Respecto a lo de excesiva violencia policial contra las manifestaciones ciudadanas. Hombre, dicho eso en el año del 15-M, en defensa de quien se ha burlado de la autoridad y se ha "orinado" en las botas de los agentes del orden, pues hombre, como quien dice, según se mira...

Y es que AI ha cambiado los derechos humanos por los derechos sociales. Y la cosa tiene su enjundia, porque el sujeto de derechos es el individuo.

Eulogio López

[email protected]