Los operadores recuerdan que las emisiones se ajustan a los límites de la propia OMS

La Organización Mundial de la Salud hizo saltar las alarmas este martes con la emisión de una nota anunciando que las radiofrecuencias de los móviles se clasifican en el grupo 2B, como "posiblemente cancerígenas" o en el que el riesgo de cáncer es de "evidencia limitada" para las personas.

En un comunicado hecho público este miércoles, la patronal de los operadores con red propia, Redtel, recuerda que es la propia OMS la que fija los límites, la normativa española los recoge y las compañías cumplen con la ley. Con respecto a la inclusión del uso del teléfono móvil en la categoría 2B, los operadores señalan que en ese mismo grupo "se incluyen otros  249 agentes como el café, los encurtidos o los polvos de talco".

Rodrigo Martín

[email protected]