La cosa es muy seria. La red social más grande del mundo ha perdido interés entre los jóvenes. Facebook ya no atrae a los adolescentes, según varios estudios, como el de GWI Social, de Global Web Index. Mark Zuckerberg está muy preocupado: al 64% de los adolescentes no le termina de gustar su red social. Es lo que tiene el cambio generacional, dicen.

Al mismo tiempo, comienzan a proliferar las bandas de jóvenes que quedan cualquier día por la tarde para tirar piedras a los coches que circulan por debajo de los puentes. Ha ocurrido esta semana en varios puntos de la geografía española. En uno de ellos, los adolescentes pedreros tuvieron la mala suerte -o buena, según se mire- de que uno de los proyectiles impactó en la luna de un coche de policía camuflado. Se pueden imaginar el desenlace de la historia.

A la luz de estas dos  realidades -como se dice ahora- está claro que hay que hacer algo con los adolescentes, que ya no encuentran alicientes en la red social de Mark. Y hay que hacer algo urgente, si no queremos que el relevo generacional se convierta en relevo 'degeneracional'. Facebook ya es algo para viejos. Además, no queremos que las autovías se conviertan en caminos de piedras.

Hispanidad

[email protected]