• Empiezan a confiar en nuestro país y empiezan a desconfiar de Francia.
  • Acumulan el 37,69% del total de la deuda española, el nivel más alto desde enero de 2012.
  • El segundo inversor es la banca con el 32,17% del total, después de reducir su exposición en 10.818 millones de euros.
  • Las administraciones públicas también han disminuido sus compras en julio y cuentan con el 11,94% del total de la deuda.
  • El problema de Francia es que aún no ha hecho los necesarios ajustes bancarios.

 

El aumento de la confianza en nuestro país ha tenido en julio un nuevo indicador: la inversión de los extranjeros en deuda pública aumentó en 10.133 millones de euros. Actualmente, del total de la deuda española, los inversores extranjeros acumulan el 37,69%, el nivel más alto desde enero de 2012.

Al mismo tiempo, la banca redujo su exposición a la deuda pública en 10.818 millones de euros, según datos del Tesoro recogidos por Europa Press este viernes. A día de hoy, las entidades españolas poseen el 32,17% del total de la deuda pública.

El tercer tenedor de deuda son las administraciones públicas, que acumulan el 11,94% del total después de reducir su exposición en 1.897 millones de euros. Cierran la lista los fondos de pensiones (2,65%), las personas físicas (0,74%) y otras instituciones financieras (0,49%).

La vuelta de la confianza de los inversores extranjeros en nuestro país contrasta con la creciente desconfianza en Francia. Sí, es cierto que la economía del país vecino ha salido de la recesión, pero también lo es el hecho de que la banca gala no ha realizado los ajustes necesarios. De los cuatro grandes bancos franceses, cuatro están al borde del rescate. Y los inversores lo saben.

Pablo Ferrer
[email protected]