• El Gobierno Rajoy no tiene prisa. Pero en otoño habrá una nueva recapitalización: más dinero para la banca. Será el momento.
  • Es el rescate de nunca acabar que encima dispara el déficit público español.
  • Pero ya no hay forma de dar marcha atrás.
  • Además, la mora sigue creciendo y otros bancos podrían necesitar más dinero.

Comer y sanear todo es empezar. Los hombres de negro vienen a inspeccionar España. Bueno no, vienen a inspeccionar si el rescate bancario, es decir, los hasta 100.000 millones de euros en créditos al 0,5%, de los que se han utilizado 40, destinados a sanear tres bancos españoles -Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc- se están utilizando 'comme il faut'.

Ahora bien, con el memorándum general y los sub-documentos de aplicación concreta a cada uno de los tres bancos que se han emitido, la verdad es que pocas posibilidades existen para salirse del guión.

No, el mensaje más importante que la Troika, o el comisario Joaquín Almunia (en la imagen) si lo desean, que es quien manda en el rescate bancario español, es el siguiente: el rescate de las tres entidades nacionalizadas no ha terminado e incluso es posible que otros bancos necesiten ayudas. Por tanto, lo que tienen ustedes que hacer es pedir más dinero, utilizar los 60.000 millones restantes para capitalizar aún más los bancos.

El Gobierno Rajoy responde que no tiene prisa, pero ya prepara una nueva aportación de crédito -que pagará el contribuyente español- para el próximo otoño, cuando quede claro el futuro de las tres entidades. Y eso que el déficit público español, a pesar de los sacrificios de los españoles, se dispara precisamente por eso, por el rescate bancario. Y así, en abril el déficit se ha disparado un 46,3% respecto a marzo. A medida que la banca rescatada necesite más créditos de los 100.000 millones de euros dispuestos por la Troika, el déficit fiscal, el gran objetivo de la política económica de Rajoy, el que ha congelado la economía española, irá peor.

Y es que comer y sanear todo es empezar y el término no se vislumbra. Es el mayor error del Gobierno Rajoy: sanear bancos en lugar de llevarles a un concurso de acreedores ordenado.

Eulogio López

[email protected]