• La prensa argentina ya da por supuesta la segunda quiebra del país en doce años.
  • El Gobierno de Cristina Fernández solo cuenta hasta el miércoles para alcanzar un acuerdo con los 'fondos buitre'.
  • "Una cesación de pagos podría representar un enorme costo para la cuarta economía" de Hispanoamérica, "al marginarla de los mercados de deuda internacionales y limitar el crédito a las empresas", señala La Nación.
  • "También podría complicar la transición a un nuevo gobierno tras las elecciones presidenciales del próximo año", añade.
  • Para Clarín, "el único interrogante que queda ahora es cuán grande será el default". 
El Gobierno de Argentina -que preside Cristina Fernández (en la imagen)- cuenta hasta el miércoles para escapar de la suspensión de pagos, la segunda en 12 años y lograr un acuerdo con los fondos buitre o 'holdouts', es decir, sus acreedores, que exigen cobrar en su totalidad la deuda impagada en 2002 y no aceptaron una quita del 65,6%. Sin embargo, los acreedores firmaron la cláusula denominada RUFO (Rights Upon Future Offers), y que supone aceptar esa quita del 65,6%. En resumen: Argentina se encuentra entre los buitres y la RUFO, informa El País.

Recuerden que en el año 2002 Argentina incurrió en la mayor suspensión de pagos de la historia (61.000 millones de euros, pero sólo unos 1.115 millones no aceptaron la quita del 65,6% y llevaron al Gobierno argentino a los tribunales, uno norteamericano les ha dado la razón y ahora estos fondos buitre reclaman el pago del 100% de su deuda. Pero esto tiene más consecuencias, pues siendo presidente Néstor Kirchner, marido de la actual mandataria argentina, dijo a los fondos buitre firmantes de la RUFO que si se diera el caso de que los no firmantes recibieran el 100%, ellos también tendrían derecho a recibir la totalidad de su deuda. Ahora el problema es muy gordo para el país hispanoamericano, pues sus reservas no dan para pagar tanto.

En este contexto, La Nación destaca que "Argentina podría hacer historia esta semana si incumple su deuda soberana por segunda vez en 12 años, conforme se termina el plazo para llegar a un acuerdo con los acreedores que no aceptaron canjes de bonos". "Una cesación de pagos podría representar un enorme costo para la cuarta economía de Hispanoamérica, al marginarla de los mercados de deuda internacionales y limitar el crédito a las empresas. También podría complicar la transición a un nuevo gobierno tras las elecciones presidenciales del próximo año".

Por su parte, Clarín publica que 'en un memo secreto del 2 de mayo 2014, dirigido al Ministerio de Economía, al que Clarín tuvo acceso, los abogados Carmine Bocuzzi y Jonathan Blackman recomendaron "permitir que la Corte fuerce un default y luego inmediatamente reestructurar todos los bonos externos de modo tal que el mecanismo de pago y demás aspectos relacionados queden fuera del alcance de los tribunales norteamericanos"'. Y añade: "En ese contexto, y si no hay cambios de posición de último momento, el único interrogante que queda ahora es cuán grande será el default". "Los abogados también se opusieron a un arreglo con los fondos buitre por la cláusula RUFO".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]