• Además, 95.740 se dan de baja en la Seguridad Social en un año.
  • Según el Gobierno, la pérdida de empleo está teniendo "un mayor impacto" sobre los trabajadores inmigrantes que sobre los nacionales. Sin embargo, en abril la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social creció en 17.851 ocupados por el efecto calendario.  
  • El saldo migratorio español registró un saldo negativo de 50.090 personas en 2011. 
  • El total de personas que en 2011 abandonaron España ascendió a 507.740. A fecha 1 de enero de 2012 los ciudadanos residentes en España sumaban 46.196.278 personas.
Según ha informado este martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el último año un total de 95.740 extranjeros se han dado de baja del sistema de la Seguridad Social, lo que supone un descenso en tasa interanual del 5,29%. Según el Ministerio, este dato demuestra que la pérdida de empleo está teniendo "un mayor impacto" sobre los trabajadores inmigrantes que sobre los nacionales.

Y eso, pese a que en abril, la afiliación de extranjeros a la Seguridad Social creció en 17.851 ocupados, lo que equivale a un 1,06% y supone el segundo mes de crecimiento después de ocho meses de descensos. Lo que ocurre es que abril es un mes en el que habitualmente se incrementa la afiliación de trabajadores extranjeros debido a las campañas agrícolas y al inicio de la temporada turística.

Recordemos que en enero de este mismo año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó de que el saldo migratorio español, es decir, la diferencia entre el número de personas que entra en España y el que sale, registró un saldo negativo de 50.090 personas en 2011, primer año en el que desciende desde que se tienen datos.

Según el INE, el total de personas que en 2011 abandonaron España en busca de un futuro mejor ascendió a 507.740, de las que 62.611 eran españolas (unos 32.000 hombres y 30.000 mujeres) y 445.129 extranjeras (265.000 varones y 180.000 mujeres).

Y es que, como sabemos, la crisis económica ha hecho que mucha gente tenga que buscarse la vida fuera de España, porque aquí no hay trabajo. Es más: según las proyecciones elaboradas por el INE, el saldo migratorio será negativo al menos hasta 2020, último ejercicio del que se han hecho cálculos.

Por otra parte, del total de extranjeros afiliados (1.708.579), seis de cada diez (1.063.644) procedían de países no comunitarios, y el resto (644.935) de países miembros de la UE. Dentro de los países no comunitarios, 205.718 eran de nacionalidad marroquí y 117.117 de nacionalidad ecuatoriana. Colombia, con 86.434 trabajadores, se sitúa como tercer país de procedencia de afiliados, por delante de China, que cuenta con 86.323 cotizantes. El resto de afiliados no comunitarios se reparten entre Bolivia (79.283), Perú (57.456), Argentina (37.249), Ucrania (31.651), República Dominicana (28.738), y Paraguay (28.674), entre otros.

Por su parte, de los que proceden de la UE-27, rumanos, italianos y búlgaros son los más numerosos, con 274.777, 61.015 y 54.925 cotizantes, respectivamente. Les siguen británicos y portugueses, con 52.653 y 45.570, y algo más lejos, alemanes, con 38.646 afiliados, y franceses, con 36.849.

Por comunidades autónomas, Cataluña y Madrid reúnen a algo más de cuatro de cada diez extranjeros afiliados a la Seguridad Social en abril, al sumar entre ambas el 43,1% del total de inmigrantes ocupados. En concreto, Cataluña contaba con 375.063 extranjeros cotizantes, mientras que en Madrid la cifra era de 362.340.

Por contra, las comunidades con menor presencia de inmigrantes en alta a la Seguridad Social al finalizar abril fueron Galicia, con 33.875 extranjeros; Navarra, con 23.445; Extremadura, con 15.278; Asturias, con 14.068; La Rioja, con 13.980; Cantabria, con 11.034, y las ciudades autónomas de Melilla, con 4.145, y Ceuta, con 2.307.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]