La Federación Nacional de Empresas de Publicidad (FNEP) rubricó un escrito en el que se determina perfeccionar el empleo del español en los varios escenarios del quehacer publicitario. La disertación del documento  corrió a cargo del presidente de la institución.

Más de un centenar de dignatarios del sector de la actividad publicitaria amparó la iniciativa con su asistencia.

Las agencias de publicidad, a través de su Federación Nacional de Empresas de Publicidad, aprueban su importante papel y competencias en la defensa del lenguaje.

Es una realidad que, de manera más o menos consciente, estamos expuestos a un sistemático bombardeo de la publicidad. Los españoles visionamos la televisión unos diez minutos cada hora. Este tiempo representa una media de más de cuarenta mil anuncios anuales. Con todo esto se puede afirmar el increíble poder de la publicidad, la gran repercusión potencial que alcanzan las campañas publicitarias. De ahí que la publicidad pueda ser entendida como el quinto poder.

Hasta el momento, el receptor sufre un impacto notable por los modos en que está diseñada la publicidad. Un caso muy concreto es el del lenguaje. Los creativos buscan una llamada de atención, y no reparan en medios para conseguirla.

Las palabras utilizadas no se corresponden con el lenguaje correcto. El solecismo, esto es, la agresión a la sintaxis o a la pureza del idioma, se repite causando una lenta degradación de nuestro rico idioma. Urge una defensa del lenguaje y la creación de una normativa para que los anuncios se ajusten a una corrección idiomática y que el mensaje publicitario se adapte a una norma que sirva de pauta y de modelo para todos aquellos que elaboran las campañas publicitarias. Con la iniciativa de FNEP todo lo indicado podrá ser una realidad.

También la Academia de la Publicidad ha lanzado una campaña de publicidad felicitando a la Real Academia Española al cumplir su tercer centenario y, al mismo tiempo, solicita que un publicitario ocupe un sillón en RAE.

Clemente Ferrer
[email protected]