• Los vende patrias son Entrecanales (Acciona) y Luis Delso (T-Solar).
  • Mientras, el ministro afirma que se remunerará a las renovables conforme a la ley. Es decir, que no ha dicho nada.
  • Eso sí, el Ministerio reduce sus encuentros con el sector en vísperas de la reforma: este miércoles, Alberto Nadal ha plantado a los eólicos.

Es un chantaje en toda regla. Y es que la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) ha preparado una campaña contra la marca España, campaña destinada a los medios de comunicación internacionales y cuyo principal mensaje es "¿Invertirías en un país donde el Gobierno no respeta la protección del sistema legal".

Los principales vende patrias son José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, cuya filial de energía solar fotovoltaica ha promovido 19 huertas solares en nuestro país y "ha concitado el interés de más de 3.500 propietarios, que han realizado una inversión total aproximada de 456 millones de euros", según consta en su página web.

El otro vende patrias es Luis Delso (en la imagen), propietario de la constructora Isolux, cuya filial T-Solar lleva invertidos 1.500 millones de euros desde 2006 en grandes centrales solares fotovoltaicas.

Mientras los fotovoltaicos se preparan para lanzar esta ofensiva contra la marca España, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, declaró este martes que "no estamos planteando una revisión de las primas sino que se trata de remunerarlas conforme a la ley, que es una rentabilidad razonable". Está claro, ¿no

Lo que sí está claro es que desde el Ministerio se han reducido los contactos con el sector. Un ejemplo: el plante de Alberto Nadal este miércoles a la Asociación Empresarial Eólica (AEE), que celebra su convención anual en Madrid. El secretario de Estado de Energía era el encargado de inaugurar el encuentro, pero en la tarde del martes, el Ministerio envió una carta a la AEE afirmando que no podría asistir.

El enfado de José López-Tafall, ha sido grande. El presidente de la AEE ha pedido al Gobierno que, al menos -y ya que no ha buscado el consenso-, consulte con el sector la reforma. En cualquier caso, según López-Tafall, las empresas eólicas ya han pagado por adelantado.

Pablo Ferrer

[email protected]