Ello responde "al proceso de desapalancamiento, reducción de rentas y endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito", según el Banco de EspañaEl Banco de España ha informado este miércoles, en su boletín económico mensual de septiembre, de que "los depósitos de los hogares y las sociedades no financieras españolas en las instituciones financieras monetarias (IFM) de nuestro país ascendían, en julio de 2012, a 884 mm de euros (un 57 % del total de otros sectores), siendo la mayoría de ellos de familias". Y añade: "su evolución reciente muestra ritmos de descenso progresivamente mayores, aunque más moderados en los de los hogares, con una tasa interanual del –4,2 % en la citada fecha, que en el caso de los de las sociedades, que descendían un 15,6 %. Los factores que contribuyen a explicar esta evolución son varios".

Entre las conclusiones sobre la evolución reciente de los depósitos bancarios en España, la entidad señala que entre estos "existe una gran heterogeneidad de tipos y agentes de contrapartida. En particular, el peso de los saldos correspondientes a intermediarios financieros es muy elevado y su evolución reciente domina a la del agregado".

Lo anterior implica -añade la institución- que "el estudio de la evolución de los fondos minoristas captados por las IFM españolas no puede basarse en análisis de partidas como los depósitos de los otros sectores (distintos de las IFM y de las AAPP) o en el indicador publicado por el BCE en el marco del análisis monetario.

Además, para valorar los efectos sobre las necesidades de fondos de las entidades, este análisis debería complementarse con información sobre las tenencias de valores de renta fija emitidos por las entidades. Esto último es particularmente necesario en estos momentos debido al cambio reciente de la política de comercialización de las instituciones de crédito hacia la colocación de este tipo de instrumentos en cantidades importantes entre su clientela.

Los depósitos de empresas y familias, ajustados de este último fenómeno, muestran, de hecho, descensos moderados, aunque crecientes, en el período reciente que responden fundamentalmente al proceso de desapalancamiento, reducción de rentas y endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito al que se enfrentan estos agentes en España", afirma la entidad que preside Luis María Linde.

Y concluye: "el resto de depósitos incluidos en los de otros sectores tienen un carácter fundamentalmente mayorista, ligado en gran medida a operaciones en los mercados interbancarios y de valores, y su caída reciente es más pronunciada. No obstante, una parte muy significativa de la misma se debe a ajustes de naturaleza eminentemente contable que no tienen un efecto neto real sobre las necesidades de financiación de las IFM".

Andrés Velázquez
[email protected]