• Daimler quiere convertir el país asiático en su principal mercado.
  • El objetivo es aumentar las ventas un 50% y recortar distancias con BMW y Volkswagen.
  • Invertirá 2.000 millones de euros en dos años y duplicará la capacidad de producción actual en el país.
  • En cualquier caso, los efectos en la cuenta de resultados se verán a largo plazo.

El mercado chino representa actualmente el 14% de las ventas del grupo alemán, propietario de las marcas Mercedes-Benz, Mayback y Smart. Un porcentaje que los directivos de la compañía se han propuesto aumentar significativamente en los próximos años.

Sin duda, las reiteradas críticas por estar detrás de otras marcas como BMW y Volkswagen han espoleado a los responsables de Daimler para lanzar este plan estratégico en el país asiático.

El grupo alemán que preside Dieter Zetsche (en la imagen) se ha propuesto aumentar las ventas un 50%, esto es, vender unas 300.000 unidades. Para lograrlo, invertirá 2.000 millones de euros en dos años -el 3,6% de su capitalización- para duplicar su capacidad de producción actual. De esta manera, además, la compañía podría exportar componentes fabricados en la planta que tiene en Pekín a las fábricas de Alemania.

El plan de expansión incluye el lanzamiento de 20 nuevos modelos en ese mercado, que se unirán a los que actualmente fabrica en el país desde el año 2006, el Clase C, el Clase E y el Clase GLK.

En cualquier caso, los efectos de este plan en la cuenta de resultados de Daimler no se deberían ver en el corto o medio plazo. Habrá que esperar al largo plazo para ver la evolución de las ventas de Mercedes-Benz en China y comprobar si ha merecido la pena todo este esfuerzo.

Pablo Ferrer

[email protected]