Pekín está dispuesto a pagar lo que sea por convertirse en líder mundial del petróleo... con reservasChina está empeñada en reforzar su papel como potencia mundial. No solo desde un punto de vista militar o demográfico, con las implicaciones comerciales que tiene el factor de su población, sino también energético. Tienen claro que al petróleo le queda recorrido y quiere que sus petroleras lideren el mercado. Con un pequeño inconveniente: en cuestión de pozos petrolíferos, China no es precisamente Arabia Saudí, por lo que necesita reservas.

De ahí que el fondo soberano chino CIC (China Investment Corporation) haya llegado a un acuerdo con Gaz de France Suez para invertir 2.300 millones en la exploración-producción de petróleo a cambio una participación del 30%.

Como ocurrió en el caso de la alianza Repsol-Sinopec, los chinos están dispuestos a pagar lo que sea necesario para hacerse con reservas de petróleo. Por eso están invirtiendo en upstream.

Miriam Prat

[email protected]