No se pierdan el reportaje-ensayo del último número de Alfa y Omega. El objeto es Twitter, al que ya nos hemos referido en Hispanidad como el 'pensamiento Twitter'.

En efecto, en 140 caracteres no es posible desarrollar grandes ideas. Además, el suplemento de ABC recuerda el neo lenguaje orwelliano, la clave de su famosa obra, 1984. De esta manera, a medida que se reducen los conceptos, se reducen también los planteamientos: pensamiento twitter es pensamiento débil.

Otro vector de la denuncia de Alfa y Omega está en el empleo de las redes sociales, especialmente Twitter, para atacar a todo aquello que sea políticamente incorrecto y lo más políticamente correcto que existe hoy, el cristianismo.

Y por último, el autor, otro acierto, denuncia lo peor de esa maravilla llamada Internet: el anonimato, el gran refugio de los cobardes. Internet, y en particular las redes sociales, se han convertido en el instrumento favorito de quienes injurian y blasfeman.

Sólo una discrepancia de esta joya periodística: Twitter, como toda la Red, es un paraíso de libertad, y como siempre ocurre en los territorios libres se produce todo lo mejor y todo lo peor. Por tanto, la estrategia de los católicos en las redes sociales no puede ser alejarse de ellas, sino todo lo contrario: frecuentarlas más y mejor. Se trata de ahogar el mal en abundancia de bien.

Eulogio López

[email protected]