"Aquí sólo pelea y los defiende la Iglesia", asegura Darja Rakic, el único magistrado croata de Banja LukaReligión en Libertad ha publicado un artículo en el que el obispo Franco Komarica, prelado de Banja Luka, la segunda ciudad más grande de Bosnia-Herzegovina, denuncia que los católicos bosnios han sido olvidados tras la guerra que asoló los Balcanes.

En Bosnia,  croata quiere decir católico. Y de los cuarenta mil croatas que vivían allí hace años, hoy solo quedan tres mil.
 
Y es que, si Occidente luchó por Bosnia para parar a los serbios, ahora los musulmanes se dedican a expulsar a los católicos y crear una república islámica en los Balcanes. «Para los serbios somos como un hueso en la garganta: no puede tragar y no puede escupir», se lamenta Komarica.

El trueque de bienes raíces entre los refugiados es habitual, pero más aún el engaño y el fraude contra los croatas/católicos, que no encuentran amparo, al menos no todavía, en la Justicia. «Aquí sólo pelea y los defiende la Iglesia», asegura Darja Rakic, el único magistrado croata de Banja Luka.

Andrés Velázquez
[email protected]