Rubén Manso (en la imagen), el mejor experto con el que cuenta España en materia de contabilidad financiera, cifraba en Hispanidad el coste de la crisis bancaria europea para el contribuyente desde que comenzara la crisis: 5 billones de euros, casi cinco veces el PIB español.

Sí, ya sé que una cosa es el dinero disponible y otra el dispuesto. Por ejemplo, los créditos del rescate bancario para Bankia, Catalunya Banc y NCG eran 'hasta' 100.000 millones de euros, aunque por el momento sólo se han empelado 40.000 millones de euros. Pero no lo duden, se emplearán más. Y en cualquier caso: es una barbaridad.

Al mismo tiempo este miércoles informamos de que el ICO no encuentra peticiones de créditos de dinero público para emprendedores. Hombre, a lo mejor es que el ICO canaliza esos créditos a través de consultores -primero- y de las redes bancarias privadas -después-. A lo mejor el margen de ventaja se pierde con las minutas pagadas a los consultores y con las comisiones de la banca privada. En cualquier caso: no se trata de cinco billones (un cinco con doce ceros detrás).

La única solución contra la crisis es dejar que los bancos entren en concurso de acreedores. Como las familias, como las empresas, como todo quisqui. Y salvar a los depositantes. Sólo a ellos.

Eulogio López

[email protected]