Francia se suma al veto a las operaciones en corto

Los rumores han desprestigiado a la banca española durante la crisis. Los bancos medianos se han visto especialmente perjudicados por la marca España y por los ataques de quienes querían comprar barato y seguro. Mientras, las agencias de calificación se han despachado contra las empresas y contra la deuda española y portuguesa, cuestionadas casualmente en vísperas de nuevas colocaciones.

Pero la cosa es distinta cuando se trata de Francia. Eso sí que no se puede permitir. Por ello, la Federación Bancaria Francesa se plantea examinar todos los recursos a su alcance para defenderse de los rumores que han afectado a las entidades francesas. Es el caso de Société Générale, que perdió casi un 15% el pasado miércoles a causa de la publicación de informaciones sobre su elevada exposición a la deuda soberana griega. Ahora, las instituciones francesas están dispuestas a llegar a los tribunales para defender la solidez de sus bancos contra los rumores.

Europa sigue sin actuar al unísono, por lo que continúa siendo un festín para los especuladores. Francia se ha unido a las medidas para controlar las posiciones a corto, pero no porque considere que se debe proteger a los mercados europeos, sino porque ahora ve que los suyos también están amenazados.

Mariano Tomás

[email protected]