Oliu incluso llegó a contratar a McKinsey como estrategia defensiva
En principio la Caixa prefiere fusionarse con el Banco Popular o comprar Banesto, si Botín baja el precio. La posibilidad de unirse al Banco Sabadell para crear el gran grupo bancario catalán quedó en entredicho desde el momento en que el Sabadell se partió. Por una parte, sus principales accionistas, entre ellos Planeta, sí están por la labor de que la Caixa absorba al banco. Sin embargo, Oliu y su equipo directivo, no.
Es más, Oliu llegó a contratar a McKinsey como estrategia defensiva frente a la Caixa. Nada que hacer.
Además, el grupo que preside Isidro Fainé prefiere mirar hacia el Popular, con quien ya ha habido contactos aunque nada más que eso. Lo cierto es que 2011 será el año de la reconversión bancaria.
Miriam Prat
[email protected]