Se ha puesto en marcha una campaña publicitaria con motivo de la próxima Jornada Mundial de la Juventud 2011 que se celebrará el 16 de agosto en Madrid.

 

Uno de los anuncios está dirigido a los abuelos para que participen en el evento como voluntarios. Para ello se ha creado el "Club de Abuelos" y la socia número uno es María Rosa García Gisbert. Madre de 13 hijos, abuela de 42 nietos y bisabuela de 7 bisnietos. Esta acción lleva el eslogan: "¿Eres abuelo?". "Con esta tarjeta volverás a sentirte joven".

En todo el mundo los abuelos juegan un papel muy importante. El censo de Estados Unidos sobre el creciente número de menores que han de ser sustentados por sus abuelos es de 2,4 millones de venerables ancianos que se encargan de la crianza de 4,4 millones de nietos. El semanario The Economist informa que un tercio de estos abuelos, cabeza de familia, no habían terminado la enseñanza secundaria.

Por otra parte, la Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes explica que las causas de esta sobrecarga para los abuelos son un aumento de familias con un solo padre, alta tasa de divorcios, embarazos de adolescentes, incapacitación de los padres por prisión, alcoholismo, consumo de drogas, violencia doméstica o negligencia paternal.

Los abuelos juegan en la educación de los más pequeños un papel decisivo "ya que sirven como modelos de comportamiento, transmitiéndoles normas, actitudes y valores morales", al tiempo que ellos reciben "la compañía y el amor de sus nietos".

Además, la investigación titulada "La generación de la transición; entre el trabajo y la jubilación", desvela que hace milenios de años, el modelo familiar "incluía no sólo a un padre y a una madre, que se ocupaban de la buena crianza de los hijos; también había una abuela que les ayudaba en la tarea".

Los abuelos trabajan de sanitarios, guardianes y preceptores de sus nietos. Hacen posible que muchas madres puedan integrarse al mercado de trabajo. Algunas familias marchan mejor gracias a los abuelos. Y en tiempos de inestabilidad o crisis económica, estos gestos tienen mayor trascendencia.

Clemente Ferrer

[email protected]