Puede leer, para aclararse, el testimonio de la viuda de una víctima de ETA: "Vi que estaba contra un arbusto y que se estaba quemando a la vez que la furgoneta"

 

Hoy se han producido unas curiosas declaraciones por parte del presidente de la sección española de Amnistía Internacional (AI), Alfonso López Borgóñez, sobre ETA: ha explicado que su organización no considera a ETA una banda terrorista porque no existe un acuerdo internacional sobre la definición del concepto de terrorismo: "No podemos definir como terrorista a este grupo ni a ningún otro porque nos falta ese elemento común global de posibilidad de definir a la gente como terrorista. No es culpa de Amnistía, sino en todo caso, de la gente que no se pone de acuerdo en la definición".

Aunque López ha dicho otras cosas razonables -como que el fin de la violencia de ETA no supone un resarcimiento para sus víctimas, ya que "tienen derecho a conocer toda la verdad y a obtener justicia y reparación"-, sí le podemos ayudar a entender lo que es terrorismo. Por ejemplo, con las declaraciones de la viuda de José Javier Múgica -asesinado el 14 de julio de 2001 con una bomba lapa en su furgoneta- Adoración Zubeldia: "Salí al balcón y lo vi en una esquina, lo vi que estaba contra un arbusto y que se estaba quemando a la vez que la furgoneta".

Amnistía Internacional es la misma organización que presiona para instaurar el aborto en otros países, como los hispanoamericanos Nicaragua o Perú.

Se supone que Amnistía Internacional lucha por los derechos humanos. Aunque sufre amnesias importantes, como no saber definir qué es terrorismo o apoyar el aborto -matar niños en vientres maternos- por todo el mundo.

Y es que cuando te pones 'estupendo', como hoy el señor López Borgóñez, corres el riesgo de hacer el ridículo y, lo que es peor, ser incongruente.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]