Ya era hora y por fin empiezan. Más vale tarde que nunca. El FROB ha acordado el envío a la fiscalía de 23 operaciones de Catalunya Banc y de Novacaixagalicia. Empiezan a investigar los créditos fallidos, que eso es lo que llevó a la crisis a los bancos y no los gastos extraordinarios ni las tarjetas negras, por mucho que cabreen y que, sin duda, hay que investigar y condonar.

Insisto en las cifras de Bankia: 15 millones de euros de gastos -justificados algunos, injustificados otros- dilapidados por los directivos y consejeros frente a 23.000 millones de euros de dinero público utilizados para reflotar la entidad. Repito: 15 frente a 23.000.

Los bancos quiebran, no por las tarjetas, sino por créditos concedidos a partidos políticos, clubes de fútbol, amigos, familiares, etc... que siempre resultan morosos o fallidos. Eso es lo que debería investigar el FROB, el Banco de España y los nuevos gestores.

Y no sólo con las tres entidades nacionalizadas, sino con la semi-nacionalizada BMN o la quebrada CAM, y con.... todas las que han precisado ayudas públicas. Entre otras cosas porque esos créditos, y no las tarjetas, son lo que hacen millonario a un banquero. Los créditos fallidos lo son por dos causas: por negligencia o por conveniencia. Éstos últimos deben ser perseguidos con mucha más ferocidad... que las tarjetitas.

Pero ningún partido político quiere enfrentarse a eso: podrían encontrarse con muchos fallidos donde los prestatarios eran... políticos y partidos políticos. Por ejemplo.

Hispanidad

[email protected]