• El gobernador del Banco de España afirma que en el último cuatrimestre los ingresos y la contención del gasto deben ser superiores al período enero-agosto.
  • Cree que España cumplirá con Bruselas con un déficit del 5,5% del PIB este año, pero advierte que en 2015 "exigirá un esfuerzo de ajuste presupuestario", pues es del 4,2%.
  • Señala que el cuadro macroeconómico puede tener riesgos de desviación a la baja por la evolución de la economía internacional, sobre todo de la europea.
  • En cuanto a la tasa de paro ve "inaceptable" que esté en el 23,7% y considera que "su corrección debe ser el primer objetivo de nuestra política económica".

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (en la imagen), ha hecho gala de cierta prudencia, en vez de optar por el optimismo sin límites del Ejecutivo, durante su comparecencia en el Senado en la Comisión de Presupuestos. En concreto, ha empezado su discurso diciendo que "frente al progresivo debilitamiento del área euro, la recuperación de la economía española ha mantenido un tono firme", pero en el futuro puede haber riesgos.

Linde ha dado un toque a las comunidades autónomas, pues hasta agosto la ejecución presupuestaria de estas, Administración Central y Seguridad Social arrojaba un déficit del 4,3%, con una mejora de tres décimas respecto al mismo periodo de 2013. Pero "el cumplimiento del objetivo (5,5% del PIB) requiere una mejora de ocho décimas". Por ello, considera que en el último cuatrimestre los ingresos y la contención del gasto deben ser superiores al periodo enero-agosto y que los mayores esfuerzos se deben concentrar en las autonomías.

Sin embargo, Linde hace un llamamiento a la tranquilidad en este 2014, pues cree que España cumplirá con Bruselas y por tanto, con el déficit del 5,5% del PIB comprometido para este año. Aunque advierte que cumplir el objetivo en 2015 "exigirá un esfuerzo de ajuste presupuestario", pues es del 4,2%.

En relación al cuadro macroeconómico que acompaña al borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), el gobernador del Banco de España señala que puede tener riesgos de desviación a la baja por la evolución de la economía internacional, sobre todo de la europea. Pero ha destacado que hasta ahora nuestra economía ha mostrado "resistencia al empeoramiento del contexto internacional". No sólo eso, también está preocupado por el contexto de tasas de inflación muy bajas.

Linde también ha aludido en su discurso a la tasa de paro, que actualmente se sitúa en el 23,7%, y ve "inaceptable", por lo que considera que "su corrección debe ser el primer objetivo de nuestra política económica". También ha mencionado la reactivación de la demanda nacional, gracias a la revitalización del consumo privado y la inversión empresarial y al avance en el desendeudamiento del sector privado. Además ha citado la recomposición de los flujos de crédito.

Linde ha terminado su discurso aludiendo al sector bancario. En concreto, ha referido que desde hace unas semanas ya funciona el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) y ha valorado positivamente los resultados de las entidades españolas en los famosos test de estrés. También ha tenido palabras para el proceso de reestructuración acometido en el sistema financiero español a partir de 2012 que "ha dado sus frutos", pues "las entidades de nuestro país afrontan el futuro con balances saneados y una sólida posición de solvencia".

Y hablando de reformas no ha olvidado las estructurales puestas en marcha por el Gobierno, que "han desempeñado un papel crucial en el afianzamiento de la recuperación y en la corrección de los desequilibrios", ha añadido.

Cristina Martín

[email protected]