Se acelera el desguace de PRISA. Los amigos de Juan Luis Cebrián, quieren jubilarle en junio. Para los Polanco, la venta de Santillana, incuso su salida a bolsa, sería el final. En cuanto a contenidos, Janli ya no manda en PRISA: manda Berlusconi. Mientras, González les pide un esfuerzo final para echar a Zapatero

El desguace de PRISA se asentía. La empresa ocasional, y especuladora, Liberty, que controla más del 65% del capital, comprando de forma apalancada, ha dado el paso más importante en su política de troceo y desguace del primer grupo editorial español: ha exigido que se ponga en venta la editorial Santillana, origen del imperio y primer triunfo del fallecido Jesús Polanco, aquello que nunca vendería la familia cántabra si no fuera porque ya no pintan nada.

Recientemente, PRISA ya vendió el 25% de Santillana: 278 millones de euros. Lo vendió a socios financieros, no industriales, dejando claro que iba a mantener el control. Pues bien, Liberty ha terminado con el sueño: el consejo de enero decidirá, previo informe de un banco de inversión ya contratado, si se vende la participación de control o si se lanza a bolsa. La opción de los Polanco es sacar a Bolsa el 25% y mantener el control, pero Liberty no está dispuesto a rechazar ninguna oferta.

Pero el desguace no termina ahí. La plantilla actual de PRISA es de 14.000 trabajadores. Ha ido reduciéndose de forma gradual pero Liberty pretende despidos masivos. En concreto, quiere reducir la plantilla en 3.000 personas, entre otras cosas porque considera que sin esa reducción no será posible enajenar otra de sus piezas de troceo -y de trofeo-: Digital Plus.

Por su parte, el CEO, Juan Luis Cebrián, que fue el que trajo al conglomerado Liberty, a cuyos primeros espadas conoció en la órbita del Bilderberg -elemento del Nuevo Orden Mundial (NOM)- prepara su retirada. Liberty considera que una buena fecha de salida para Cebrián sería en junio. Janli manda cada día menos en los contenidos de PRISA; el que manda cada día más es Silvio Berlusconi. En cualquier caso, el anticlericalismo vitriólico de El País o la SER está asegurado con Tele 5. Eso sí, Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba le piden que permanezca para lanzar al vicepresidente primero hacia el liderazgo del PSOE como candidato para las Generales de 2012.

Respecto a la deuda no hay que preocuparse: los bancos no se atreven a endurecer su postura.

Eulogio López

[email protected]