• Pero sigue teniendo mucha estructura para tan poco negocio.
  • En concreto, obtuvo 98 millones de euros de beneficio a septiembre, con unos recursos propios de 2.600 millones.
  • Y con una red de 1.072 oficinas y 5.338 trabajadores.
  • Red que parece abocada a la reducción.
  • La entidad ya puede pagar dividendo, aunque de hacerlo será a cuenta del resultado de 2015.

Liberbank ya no cuenta con apoyo financiero. La entidad que preside Manuel Menéndez (en la imagen), ha cerrado la amortización anticipada de la emisión de obligaciones convertibles contingentes (CoCos) suscrita por el FROB, por un importe de 124 millones de euros. La operación fue anunciada el pasado 27 de octubre, pero ha sido este martes cuando se ha ejecutado, tras recibir las autorizaciones necesarias, según ha comunicado la entidad a la CNMV.

Con esta devolución, Liberbank puede dar por concluido el apoyo financiero del Estado. Eso está bien, pero conviene recordar que sólo la absorción de Caja Castilla La Mancha (CCM) supuso un esquema de protección de activos (EPA) -garantía del FROB sobre activos tóxicos de entidades en dificultades- de 7.244 millones de euros. No está mal.

La entidad resalta que, tras las medidas de capital llevadas a cabo en el primer semestre del año -ampliación de capital de 575 millones de euros y canje de convertibles por 62 millones-, y esta amortización anticipada al FROB, eleva su ratio de capital de máxima calidad hasta el 13,5%. El mínimo requerido es del 8% en el escenario base.

Con la salida del FROB y el aumento del capital de máxima calidad, la entidad ya ha superado las restricciones para repartir dividendos. Eso sí, lo hará en el segundo semestre de 2015, a cuenta del resultado del próximo ejercicio y no del de 2014.

Pero el problema de Liberbank no es ni la capitalización ni el dividendo. El problema es otro más profundo. Sigue teniendo mucha estructura para tan poco negocio. Concretamente, hasta septiembre, el beneficio fue de 98 millones de euros y los recursos propios de 2.603 millones. Es cierto que el resultado fue mejor que el de 2013 -14 millones-, pero aún así resulta bastante discreto.

Y todo esto con una red de 1.072 oficinas y 5.338 empleados. Las cifras parecen indicar que la entidad está abocada a seguir reduciendo su tamaño.

Pablo Ferrer

[email protected]