Profesionales por la Ética presenta un informe en el que alerta del peligro de que la ley de muerte digna permita la eutanasia a través de cierto tipo de sedación

 

Ante la inminencia de la aprobación de la Ley de Muerte Digna y Cuidados Paliativos, aumentan los temores de que sea la cuña por la que se pueda colar la eutanasia de manera silenciosa.

Profesionales por la Ética ha publicado un informe en el que se muestran algunas de las claves por la que la eutanasia puede colarse en los hospitales y clínicas españolas. Así, por ejemplo, la voluntad del paciente o los familiares puede obligar al médico a aplicar tratamientos no indicados, como una sedación contraindicada; la alimentación o hidratación se consideran como medidas extraordinarias y desproporcionadas, por lo que un médico puede privar de ellas si así lo decide; el personal sanitario puede tener la última palabra a la hora decidir cómo y cuándo inducirse sedaciones o retiradas del soporte vital.

Por eso denuncian la creación de una ley de muerte digna, cuando es más necesario el cumplimiento correcto de una ley de cuidados paliativos. Cuidados que no lleven directamente, como ha sucedido en algunos casos en España, sino a mejorar la vida del paciente, pese a que ello acelere su fallecimiento.

Andrés Velázquez

[email protected]