Sanidad no ve necesario dotar a las comunidades de más herramientas para la inspección

 

Pocas excepciones y sin importancia. Así se refirió la ministra de Sanidad, Leire Pajín, a la aplicación de la Ley Antitabaco, que desde el 1 de enero de este año prohíbe con fumar en lugares públicos. Pajín trata de restar importancia a la cuestión, pero lo cierto es que algunos hosteleros han anunciado la resistencia cívica frente a la ley. Sanidad no ve necesario habilitar con más medios a las Comunidades autónomas para que inspeccionen el cumplimiento de la nueva legislación, pese a que los conflictos en los primeros días del año han sido sonados.

Por otra parte, ya se habla de recuperar los clubes de fumadores, como lugares privados en los que sus miembros puedan fumar sin someterse a la ley. Aunque la aplicación es dudosa, no se puede dejar de reconocer que fumar ha recuperado el morbo de lo prohibido.

Mariano Tomás

[email protected]