• Las ventas cayeron en julio un 2% interanual y un 0,1% mensual.
  • La facturación del comercio minorista bajó un 3,8% en el séptimo mes del año. 
  • El empleo disminuyó un 1,7% en el séptimo mes del año.
Los pequeños comerciantes no levantan cabeza. Y es una pena, pues, como se sabe, las pymes constituyen gran parte del entramado económico de este país y las del sector del pequeño comercio tienen también mucha importancia.

Todos queremos que le vaya bien a la 'carnicería Manolo', al 'ultramarinos Pepe' o a librería-papelería 'Folios', todos ellos ubicados al lado de nuestra casa.

El caso es que las ventas del comercio al por menor encadenan 37 meses de descensos interanuales consecutivos, que es una burrada, tras el retroceso interanual del 2% en julio. Por buscar un consuelo, cae casi cinco puntos menos de lo que lo hizo en junio (-6,9%), según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos mensuales, la facturación del comercio minorista bajó un 3,8% en el séptimo mes del año, frente al descenso del 4,9% experimentado en junio. Y también en tasa mensual (julio sobre junio), las ventas del comercio minorista, corregida la estacionalidad y el efecto calendario, descendieron un 0,1%, frente al retroceso mensual del 0,6% que experimentaron en junio.

Con estos datos, es normal que el empleo en el pequeño comercio también se resienta. De hecho, disminuyó un 1,7% en el séptimo mes del año, con retrocesos en todos los modos de distribución. Los mayores descensos se los anotaron las pequeñas cadenas y las grandes superficies, donde el empleo se contrajo un 5% y un 4,4%, respectivamente.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]