Y el socialista Tomás Gómez dice que los políticos "no pueden permanecer sordos al cuestionamiento del sistema"

 

A pesar de la pobre participación en la toma de los alrededores del congreso, la jornada se saldó con innumerables incidentes de orden público, Se produjeron 35 detenciones y los enfrentamientos entre policías y manifestantes se saldaron con  64 heridos, uno de ellos de gravedad, afectado por una posible lesión medular con patología previa. De los heridos, 27 eran policías, y, en total, 28 personas fueron trasladadas al hospital.

El diputado de IU Gaspar Llamazares ha pedido el cese "inmediato" de la delegada del Gobierno en Madrid por haber recurrido a  una "estrategia antiinsurgencia" de carácter "antidemocrático" para convertir el "malestar social en un conflicto de orden público", mediante el recurso a modelos represivos similares a los que usaban las dictaduras latinoamericanas.

Pese a que las manifestaciones iban dirigidas contra la clase política en general, el PSOE ha actuado como si el asalto al congreso no fuera con ellos y se ha sumado a las críticas de los activistas.  Tomás Gómez, secretario general de Partido Socialista de Madrid (PSM), ha afirmado en el debate de investidura de Ignacio González como presidente de la Comunidad de Madrid  que los políticos "no pueden permanecer sordos al cuestionamiento del sistema" que se esceníficó ayer en los alrededores del Congreso.

También Eduardo Madina, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, ha calificado como desproporcionada la represión policial dirigida a protegerlos y ha emplazado al Gobierno a dar explicaciones sobre lo ocurrido.

Mariano Tomás
[email protected]