Tiene razón el Gobierno cuando dice que la Reforma Laboral ha creado empleo y tiene razón los sindicatos cuando aseguran que lo ha destruido.

Al reducir la indemnización por despido-algo bueno- la reforma ha hecho que los empresarios pierdan el miedo, aunque no todo, a contratar. Al mismo tiempo, el patrón que aguantaba los despidos por la imposibilidad de financiarlos, se ha animado a despedir. Es decir, que la reforma ha creado empleo y lo ha destruido.

Ahora bien, como siempre ocurre con el Gobierno Rajoy, un Ejecutivo con querencia al 'coitus interruptus', propio de los pusilánimes, lo malo no es lo que hace, sino lo que no hace.

Las recetas para crear empleo son tres: despido libre, impuestos bajos y salarios justos. ¿Por qué Porque las tres cosas son justas. (Leer más)

Ocurre que la reforma laboral de doña Fátima Báñez ha reducido la indemnización por despido pero no ha reducido ni los impuestos laborales –altísimos en España, sobre todo para el empresario- ni los salarios justos, porque los salarios en España son bajos, poco dignos y bastante injustos. Y el desempleo español, el más alto de la OCDE, no bajará mientras no se combinen esos tres elementos no hay nada que hacer: la desocupación continuará siendo endémica en España.

El empresario no despide para fastidiar, despide cunado no puede pagar. El subsidio por desempleo, que debe disminuir desde los 18 meses actuales ampliables a 24, no debe financiarse con la cuotas. Las pensiones tampoco, deben financiarse con IVA. Por último, los salarios bajos deben subir, en concreto, el salario mínimo por 40 horas de trabajo debe subir hasta los 1.000 euros netos mensuales. Si no, seguirán creándose empleos a tiempos parcial, que no deja de ser, con esos salarios, un paro encubierto. Y

Y además, seguirá creciendo la economía sumergida.

Eulogio López
[email protected]