Los hombres del FMI han conseguido rizar el rizo de sus discursos. Décadas atrás recomendaban fondos de pensiones privados a países con una esperanza de vida de 45 años y ahora nos abroncan a los españoles, que hemos sufrido el mayor ajuste de cinturón de las últimas décadas, y nos dicen que hemos realizado un ajuste en la dirección equivocada, con cargo a la destrucción de empleo, no a la moderación salarial.

Y esto es bello e instructivo, porque demuestra que la paz reina en la sociedad española. De hecho, los hombres de doña Christine Lagarde (en la imagen) han salido de España sin que nadie les haya partido la cara, lo que dice mucho del civismo español.

Señores del FMI: el ajuste de empleo en España ha sido doble: a costa de un 27% de desempleo y a costa de una pérdida de poder adquisitivo de trabajadores, profesionales y autónomos. Ha subido el paro, han bajado los salarios en un país de bajos salarios. Lo único que no han bajado ha sido los impuestos necesarios para pagar una deuda pública monstruosa… cuyo pago es lo único que preocupa al FMI.

Eulogio López

[email protected]