Las firmas de telefonía IP y los componentes hacen temblar a las telecos

La valoración de Skype por parte de Microsoft sorprendió a los analistas: Bill Gates pagó 8.500 millones de dólares por hacerse con la firma de telefonía por Internet. Algún potencial le habrán visto al programa. Sobre todo porque Microsoft buscará todas las sinergias posibles con Windows, Messenger, Xbox y otros productos. De estos, lo que más preocupa a las operadoras es la integración con Windows Mobile, que por el momento pierde la batalla con Apple y Google y que necesita un fuerte impulso.

La preocupación es lógica, ya que las llamadas de ordenador a ordenador  se han comido el mercado de las conferencias internacionales, pero su puesta en marcha en el móvil podría ser una competencia para la joya de la corona de las telefonías. Por otro lado, las operadoras se ven ante el peligro de que cunda la idea de Google y los fabricantes de móviles creen su propia filial de telecomunicaciones.

De momento, Apple ya le pone las cosas complicadas a las operadoras imponiendo condiciones leoninas para la venta de sus iPhone. En definitiva, el ensanchamiento de fronteras de las tecnológicas entra cada vez más en conflicto con las operadoras.

Mariano Tomás

[email protected]