"Me voy a India", aseguraba, en información recogida por Cinco Días, un ejecutivo de una empresa norteamericana con sede en Irlanda. No vamos... cuando el gobierno irlandés dé por concluido, por presiones de Bruselas, el paraíso fiscal que se ha montado en materia de impuesto de sociedades.

No vale de nada beneficiar a empresas con un impuesto de sociedades reducido. Simplemente, las multinacionales son expertas en montar y desmontar fábricas en un mes.

Las multinacionales subastan su presencia en un país según su régimen fiscal. Lo único que les interesa es la cuota de consumo y las subvenciones fiscales que obtienen en un sitio u otro.

Así que los que suspiran por los bienes de la globalización, tendrán que llegar a una homologación fiscal y salarial. De otra forma, el proceso globalizador no hará otra cosa que repartir injusticias por el mundo.

Hispanidad

[email protected]