• Los de la 'energía verde' consideran que el ministro Soria está "argentinizando España", el mismo argumento del embajador Solomont.
  • La nueva andanada contra la energía solar ha desatado la guerra.
  • Las renovables, sobre el Gobierno: "Es nuestro peor enemigo".

Guerra abierta entre las eléctricas y las renovables a cuenta de las medidas del Gobierno para reducir el déficit de tarifa. Déficit que, por cierto, ya es de 30.000 millones de euros.

El caso es que las eléctricas, agrupadas en UNESA, han respondido este viernes a las acusaciones que las cuatro asociaciones de renovables -sobre todo las solares- vertieron este jueves contra el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Y es que APPA, ANPIER, Protermosolar y UNEF consideran que Soria está "argentinizando España", esto es, que está creando una situación similar de inseguridad jurídica que están sufriendo algunas empresas españolas en el país Austral.

Además, es el argumento preferido del embajador de EEUU en España, Alan Solomont, para criticar la última medida impulsada por Soria para reducir las subvenciones a las renovables.

Pero vayamos con la respuesta de UNESA. La asociación que preside Eduardo Montes (en la imagen) afirma que el déficit de tarifa, lejos de ser "un problema puntual", tal y como señalan las solares, es "uno de los principales problemas que tiene la economía española".

Además, afirma que, hasta ahora, "los únicos que han financiado esa deuda, cargándola sobre sus propios balances, han sido las empresas de UNESA". Y eso que dicha deuda, según las eléctricas, "se genera principalmente por las primas que cobran las energías solares a través de la factura eléctrica, que en 2012 alcanzaron casi 8.500 millones de euros".

Para entendernos: las subvenciones a las renovables alcanzaron en 2012 los 8.500 millones de euros, mientras que el déficit de tarifa que se generó durante el año apunta a unos 4.000 millones. Es decir, que si no hubiera primas, en lugar de déficit habría superávit.

Sea como fuere, UNESA opina que la última medida anunciada por el Ejecutivo el pasado 1 de febrero es positiva, ya que reparte la carga del déficit de tarifa entre todos, incluidas las renovables.

Éstas, sin embargo, alegan que la reforma supone un recorte de sus ingresos de unos 500 millones de euros. Tal vez por eso, han llegado a decir que el Gobierno "es nuestro peor enemigo".

Miriam Prat

[email protected]