• Tras el hachazo de los 3.600 millones a las eléctricas, España se prepara para que suba la luz de forma aproximadamente indefinida.
  • La salida de pata de banco del secretario de Estado de Energía: Alberto Nadal: "el Gobierno nunca permitirá que la luz suba un 14% de golpe".
  • El ministro Soria, cada vez más desautorizado por Montoro y en línea de salida del Gobierno.

Apareció el déficit de tarifa perdido. Y resulta que sí: 3.600 millones de euros. Y Cristóbal Montoro, titular de Hacienda, se impuso, una vez más, al titular de Energía, José Manuel Soria, un ministro cada vez más desautorizado y en línea de salida del Ejecutivo.

Pues ahora resulta que no. Resulta que las eléctricas consideran que el presente ejercicio 2013 no se cerrará con un déficit de 3.600 millones de euros, sino de 5.000. Visto así el asunto mejora: pasa de problema difícil a problema imposible.

De las grandes eléctricas, la que tendrá que correr con el déficit que no acepta el Gobierno es Iberdrola. Endesa es la más afectada por la reducción de la remuneración a las extrapeninsulares y Gas Natural Fenosa teme que al déficit de tarifa eléctrica siga un tratamiento similar en el déficit gasero.

Y a todo esto, si el Gobierno no paga los malos cálculos y la peor política del ministro Soria, ¿quién lo va a pagar Pues usted y yo, naturalmente. La subida de la tarifa de la luz, con la consiguiente merma de competitividad, va a ser dura. Y en esas, aparece el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal (en la imagen) y suelta su frase marmórea: "El Gobierno nunca permitirá que la luz suba un 14% de golpe". Naturalmente que no, don Alberto, no se hará de golpe: se hará pasito a pasito o a grandes zancadas. Por ejemplo cada trimestre. Y esperen al 1 de enero para llevarse la primera sorpresa.

El escándalo ha sido tan mayúsculo que a mediodía del miércoles 4 nos encontramos con que el Gobierno quiere negociar con las eléctricas para acordar mecanismos de titulización de la deuda. Marcha atrás de Montoro al que no le importa traspasar el déficit de 2013 al 2014. Sólo eso.

En resumen, la política de Soria ya ha conseguido que, entre renovables y tradicionales, el Gobierno haya optado por la salomónica solución de partir al niño por la mitad: pierden las renovables y pierden las energías tradicionales. Y naturalmente, pierde el contribuyente, antes llamado pueblo español.

Miriam Prat

[email protected]