• Con ello, la presidenta de la CNMV quiere decir que no se cometieron ilegalidades pero no fue una buena operación porque los suscriptores individuales perdieron hasta la camisa.
  • De esta forma, Rodríguez ratifica la tesis del ministro Montoro sobre los cajeros: una cosa es la legalidad y otra la moralidad.
  • De todo esto surge una cuestión: ¿para qué sirve entonces un supervisor

"En su momento y desde el punto de vista del supervisor", la salida a bolsa de Bankia "fue correcta", aunque "no me atrevo a decir que fuera una operación buena cuando con el tiempo ha resultado tan mala", ha asegurado este lunes la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez (en la imagen) en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

Con estas afirmaciones, Rodríguez quiere dejar claras dos cosas. Por una parte, que no se cometieron ilegalidades ya que la salida a bolsa de la entidad cumplió con todos los requisitos habidos y por haber y, por tanto contó con el visto bueno del supervisor.

Pero al mismo tiempo, la operación fue un verdadero desastre desde el punto de vista económico, al menos para los suscriptores individuales que perdieron hasta la camisa. Para empezar, los títulos que debutaron en el parqué a 3,75 euros sufrieron un contrasplit en marzo de este año -agrupación de acciones de 100 a una- que diluyó su valor significativamente.  Ahora, los títulos post contrasplit cotizan este lunes a 0,99 euros la acción. Y eso que al redactar estas líneas están subiendo un 1,33%.

Además, qué casualidad que en estas operaciones los inversores institucionales no pierden o, al menos, no tanto como los particulares. Y es que poseen ciertas ventajas sobre estos últimos: para empezar, tienen más instrumentos de análisis además de disponer de más información -en algunos casos puede ser información privilegiada- y, además, a diferencia de los particulares, ganan por plusvalías y por comisiones.

Sea como fuere, con sus declaraciones, Rodríguez ratifica la tesis de Cristóbal Montoro sobre los cajeros: una cosa es la legalidad y otra la moralidad. En definitiva, se puede estar cometiendo una gran inmoralidad pero, al mismo tiempo, actuar con plena legalidad.

Entonces, ¿para qué sirve un supervisor, concretamente la CNMV Las acciones de Bankia debutaron con todas las aprobaciones legales pero luego, a toro pasado, se vio que la operación no fue adecuada. Lo mismo ocurrió con las preferentes, producto especulativo que contaba con todos los requisititos legales.

Visto lo visto cabe afirmar que la CNMV es un mero organismo burocrático que vela por que se cumplan determinados requisitos, pero que no cumple realmente su función primera: velar por el inversor. Además, ¿está la solución en más regulación Parece claro que no.

Para finalizar, Rodríguez ha puntualizado que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri no es un mal valor de futuro para invertir: "la Bankia saneada no tendría que ser un mal valor en el mercado cuando las cosas vayan yendo mejor", ha afirmado.

De momento, como hemos dicho anteriormente, las acciones suben un 1,33% y cotizan a 0,99 euros el título. Aún están lejos del 3,75 euros de su salida a bolsa.

Pablo Ferrer

[email protected]