• Además, el sector de proveedores de las grandes compañías se ha hundido.
  • Y peligra la calidad del suministro. Puede haber apagones.
  • No hay pacto de Montoro con las eléctricas. Lo que pretende el ministro es que no trasladen al precio de la luz su hachazo de 3.600 millones de euros.
  • Que según las eléctricas, con datos de la CNE, serán 5.000 millones de euros.

No sabemos si será premonitorio, pero la noche del lunes al martes se produjo un apagón en el distrito madrileño de Latina (surtido por Iberdrola). Naturalmente, los servicios de atención al cliente de la compañía no funcionaron -bueno, funcionaron a través de máquinas parlantes, ergo no funcionaron). Anunciaron que a las 24:00 horas estaría repuesto el suministro... lo que finalmente se consiguió a las 4:30 de la madrugada.

Es pronto para achacar este apagón a la remuneración decreciente del Gobierno Rajoy a las eléctricas, es decir, al déficit de tarifa, incluso a la medida del fin de semana, cuando el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro decidió que los 3.600 millones de euros de déficit de 2013 lo pagarían las compañías, es decir, el conjunto de los españoles.

En cualquier caso el futuro del sector en nuestro país pinta mal, también para los proveedores de las grandes compañías, que se han hundido. Es lógico: si las eléctricas no invierten en nuevas redes, nuevas subestaciones, etc., muchos proveedores se quedan sin trabajo.

¿Por qué no invierten Porque, tras las distintas medidas adoptadas por el ministro de Industria, José Manuel Soria (en la imagen), las eléctricas han visto cómo sus cuentas de resultados han sufrido una merma importante. El negocio es cada vez menos rentable y con esa perspectiva no están dispuestas a invertir más.

La primera consecuencia es que la calidad del suministro puede desmoronarse. Las infraestructuras eléctricas, como cualquier otra, requieren mantenimiento y, cuando se quedan obsoletas, recambio. Y eso es dinero. ¿Puede haber apagones Sí, aunque no a corto plazo, al menos mientras la demanda eléctrica no se recupere. El problema surgirá cuando la demanda se acerque a la capacidad instalada en nuestro país y exija que las redes estén en perfecto estado.

Por otra parte, no hay ningún pacto entre Montoro y las eléctricas. Lo único que pretende el ministro de Hacienda es que las compañías no trasladen los 3.600 millones de euros de déficit de tarifa de este año a los consumidores. En otras palabras, que no suban la luz. Por cierto, las eléctricas elevan la cantidad hasta los 5.000 millones de euros y lo hacen con datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

Miriam Prat

[email protected]