El coste de la vivienda usada cae un 5,7% en 2010 en España

 

Nadie quiere construir y no se conceden hipotecas. Pero mientras tanto, los precios siguen cayendo.

Cuando uno analiza la oferta de vivienda en España, se da cuenta de que la oferta en nuestro país es muy rígida. En Estados Unidos, en una crisis inmobiliaria, las inmobiliarias y los bancos tratan de vender, como sea, las viviendas que se les quedan en las manos y si para eso tienen que casi regalarlas, lo hacen.

Sin embargo, en nuestro país, no sucede así. Las entidades financieras y las inmobiliarias tratan de aguantar hasta el final antes de vender a un bajo precio. La crisis no va a ser para siempre y por ello tratan de esperar. De esta manera, los precios no bajan, y la oferta se vuelve muy rígida. Pase lo que pase, se mantiene a unos precios parecidos.

Pero esta crisis ha conseguido al menos flexibilizarla un poco. Los precios de las viviendas usadas han descendido un 5,7% en 2010. La capital de España es una de las grandes ciudades donde más se ha notado, con un descenso del 4,5% en el último año. Y es que, aunque parezca increíble, se ve algo de luz al final de la crisis y el número de hipotecas ha caído en el mes de octubre un 24,3%. El tipo de interés medio se situaba en el mes de octubre en el 3,74%, lo que significa un descenso del 10,7% interanual y las entidades donde más hipotecas se realizan son las Cajas de Ahorros que reciben el 51,7% del total.

Pero tampoco se construye. Los permisos para nuevas construcciones han caído en un 23,7% en el mes de octubre en comparación con 2009, según los datos que ha ofrecido el Ministerio de Fomento. De las 71.016 nuevas unidades, 55.360 eran para viviendas en bloque, mientras que 20. 360 eran para viviendas unifamiliares.

Habrá que ver hasta qué punto se flexibilizan los precios y si realmente la caída de número de hipotecas no es simplemente debido a la imposibilidad de acudir a las entidades financieras a recibir ayuda. Si es una señal de mejora económica, bienvenida sea; si no, habrá que esperar nuevos brotes verdes.

Andrés Velázquez

[email protected]