Los ministros de Economía se reúnen para acordar un nuevo sistema de sanciones para los países de la Eurozona con déficit o desequilibrios excesivos

La canciller alemana y el presidente francés parece que se llevarán el gato al agua en la lucha que mantienen con el resto de jefes de Estado para lograr el pacto de competitividad. Y uno de los temas que van a tratar este lunes los ministros de Finanzas europeos es la creación de un nuevo sistema de penalización para aquellos países que no cumplan con el déficit.

Con esta medida se pretende que no se repitan las crisis de deuda que han vivido varios países europeos y que tienen en vilo al resto de miembros de la UE. Este nuevo sistema de multas supondría hasta el 0,2% del PIB del país, lo que para España serían unos 2.000 millones de euros. Sin embargo, parece ser que no se ha logrado todo lo que querían, ya que la multa no se aplicará automáticamente, sino que los países afectados podrán corregir sus problemas.

Pese al acuerdo que se pueda lograr, el Banco Central Europeo, por boca de su presidente Jean-Claude Trichet ya ha manifestado que la reforma no va lo suficientemente lejos como para prevenir futuras crisis y ha pedido a la Eurocámara que endurezca las sanciones.

Si se aprueba, no sólo habrá multas para el déficit excesivo, sino también para desequilibrios excesivos con multas de hasta el 0,1% del PIB para aquellos países que no adopten las medidas recomendadas para frenar su pérdida de competitividad.

Andrés Velázquez

[email protected]