• La orden llegó desde Bruselas y se anuló la consolidación con NCG Banco.
  • Se ha tocado de nuevo a Espirito Santo, pero los portugueses no están por la labor.
  • Y el FROB no se ha tomado la venta con especial entusiasmo. Los bancos españoles ya han advertido que exigirán ayudas.

La historia es ésta. Juan Manuel Urgoiti (en la imagen), fundador y presidente del Banco Gallego, intenta conjugar sus pérdidas, casualmente inmobiliarias, vendiendo el banco al Espirito Santo, la entidad lusa que pretendía expandirse por Galicia. El gallego tiene 120 oficinas y más de 700 empleados pero los portugueses, a primeros de septiembre, dicen que no, que no lo ven claro.

En ese momento, el Banco de España-FROB ordena al Gallego que consolide con NCG Banco, poseedor del 49,5% del Gallego. Se prepara la operación y entonces llega una nueva llamada del FROB, la Troika, la que realmente manda en el sector bancario nacionalizado, y dice que no, que no debe haber consolidación sino venta a un tercero y que debe ser el propio FROB quien lo venda.

El sector público nunca vende bien, entre otras cosa porque, como dice Alfredo Sáenz, el Ceo del Santander, el Gobierno ya no piensa en más nacionalizaciones sino en fusiones. Bueno, en absorciones, sólo que los potenciales absorbentes reclamarán las correspondientes ayudas.

Eulogio López

[email protected]