Italia y Holanda entran en recesióny el PIB español se contrae un 0,3%

 

Hoy se ha sabido que el Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania ha sufrido en el cuarto trimestre de 2011 una contracción del 0,2% respecto a los tres meses anteriores, en los que había crecido seis décimas, según los datos publicados por la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Entre los principales factores del descenso, según Destatis, destaca que el comercio exterior contribuyó al decrecimiento de la economía, mientras que el consumo también mostró un ligero descenso.

Y esto no es baladí, por cuanto del comercio exterior vive Alemania. Pero como está exigiendo tantos ajustes a las economías del sur de Europa -véase Grecia, Italia, o España- éstas no pueden comprarle sus productos con tanta alegría como antes, ¿verdad, doña Ángela?

Y es que en este mundo globalizado, todo está interrelacionado...

Eso sí: en el conjunto de 2011, la economía germana experimentó una expansión del 3%.

Por su parte, el PIB de España también se contrajo un 0,3% en el cuarto trimestre.

Italia ha entrado oficialmente en recesión técnica después de que su PIB bajara un 0,5 % entre octubre y diciembre de 2011, respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos provisionales comunicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística de Italia (Istat).


Asimismo, la economía holandesa también ha entrado oficialmente en recesión económica al haber decrecido el producto interior bruto en dos trimestres consecutivos, anunció hoy la oficina estadística CBS, que atribuyó las causas a un bajo consumo de los hogares. La oficina especificó que el PIB holandés descendió un 0,7% durante el último trimestre de 2011 respecto al año anterior.

Todas estas contracciones y recesiones no hacen sino alimentar el debate sobre si tanto ajuste es conveniente para salir de la crisis. Porque sin dinero no hay consumo, y sin consumo no hay producción, y sin producción hay quiebra de empresas y más paro.

Y en este debate -o mejor dicho, realidad- hasta el momento, el Gobierno español ha optado por los ajustes.

Malos tiempos para la lírica.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]