El salario medio español alcanza los 1.875 euros; y el chino, los 288 euros

 

En octubre, 134.182 españoles han entrado en las listas del INEM como parados, según ha comunicado hoy el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Al finalizar ese mes, había en España 4.360.926 personas en desempleo. Según Eurostat, en septiembre la tasa de paro alcanzó el 22,6% en España.

Estos datos se suman a los aportados recientemente por la EPA -una encuesta trimestral a las familias-, según la cual, al finalizar septiembre, hay en España 4.978.300 personas en paro, o sea, 403.600 parados más que un año antes. Y la tasa de paro alcanza el 21,52%, el récord de la historia de España.

Pero también podemos establecer comparaciones con otros países. Por ejemplo, China. En el gigante asiático, la tasa de desempleo en las zonas urbanas se situó en el 4,1% en junio de este año, según datos del Ministerio chino de Recursos Humanos y Seguridad Social.

Eso sí, los sueldos chinos son miserables, en comparación con los españoles. En 2010, en China, el salario medio inicial de un graduado universitario se situaba en 2.694 yuanes (288 euros) al mes. Y eso, los universitarios, imagínense los de un obrero medio sin estudios. En España, el salario mínimo interprofesional -fijado por el Gobierno- alcanza los 641 euros brutos mensuales, aunque -según datos del INE de 2009- el sueldo medio en España fue de 1.875 euros al mes, aunque el más común alcanzó los 1.290 euros al mes.

Como se ve, el 'truco' del crecimiento de China son unos salaios bastante miserables y unas condiciones de explotación importantes: normal que no tengan casi paro.

Propuesta para España: esta reforma laboral. 

José Ángel Gutiérrez

[email protected]