Obtiene 1.900 millones de euros, el 0,18% del PIB

 

Supone una caída del 43,5% con respecto a los dos primeros meses de 2010. Los ingresos por la subida del IVA suponen un aumento del 6,6% con respecto al mismo periodo del año pasado.

El secretario de Estado de Economía, Carlos Ocaña, ha comparecido ante la comisión presupuestaria del Congreso para presentar el cierre del ejercicio 2010 y explicar la ejecución presupuestaria de los dos primeros meses de 2011.

Sobre el ejercicio pasado ha destacado el cumplimiento de los objetivos trazados en el campo del déficit público, lo que mostraría que las previsiones previstas por el Gobierno eran acertadas, y no optimistas como afirmaban desde la oposición.

Sin embargo, al ver las cuentas de los dos primeros meses, y extrapolarla a las del año pasado, el Estado ha obtenido superávit en su balance, unos 1.900 millones de euros, lo que supone un 0,18% del PIB, aunque ha caído casi un 45% con respecto al superávit que se obtuvo en los dos primeros meses de 2010. Además hay que tener en cuenta que en estos dos primeros meses, las cifras obtenidas se deben al crecimiento del 6,6% de los ingresos provenientes del IVA. Su recaudación fue de 13.689 millones de euros -de 17.331 millones de euros de impuestos indirectos-. Esto viene a decir que España ha obtenido mejores números porque sigue friendo con impuestos a los españoles.

Además, el IRPF ha recaudado un 2,9% más debido al incremento de las retenciones del trabajo, lo que va a implicar en el futuro una mayor devolución y más gastos. Pero lo importante es presentar un panorama positivo, de manera que creamos que vamos mejor, y lo único que hacemos es cargar más peso sobre nuestras espaldas.

Juan María Piñero

[email protected]