• Ninguno de los seis postores quiere lanzar una oferta hasta que evaluadores y auditores terminen su trabajo.
  • Todos, incluido Emilio Botín, temen que tras el Plan Guindos II de saneamiento llegue un Guindos III.
  • Santander, BBVA, Popular, Sabadell, Kutxabank y JC Flowers piden que el FROB se quede hasta después del verano.
  • Y ojo, porque parar la subasta de CX puede suponer paralizar el resto de las adjudicaciones previstas, así como los procesos de fusión, tan deseados por el Ejecutivo.
  • Y encarecer el coste.

Podría paralizarse la subasta de Catalunya Caixa (CX), entidad que aún lidera Adolfo Todó (en la imagen). Ninguno de los seis postores iniciales (Santander, BBVA, Popular, Sabadell, Kutxabank y JC Flowers) ven igual el problema desde el nuevo plan Guindos de saneamiento bancario y, aún más, cuando se ha recurrido a evaluadores y auditores externos para decidir cuál es el valor real de la cartera de créditos del sector bancario y cuáles son las perdidas latentes de la misma. Entre una y otra labor podemos estar hablando de septiembre.

Además, ¿qué ocurre si el trabajo de los nuevos inspectores privados del sistema concluye con malas noticias y resulta que el Gobierno español se ve forzado a un plan Guindos III, todavía más duro en materia de provisiones y capitalización?

Al final, hasta el Santander, dispuesto a apostar fuerte por CX, se lo está pensando dos veces y entre los seis licitantes existe una especie se consenso sobre lo pertinente que resultaría retrasar hasta septiembre la adjudicación.

Lo malo es que eso supondría retrasar todas las operaciones previstas y/o encarecer las fusiones pendientes. Hablamos de Banco Valencia, Novacaixa Galicia, Liberbank, Unicaja, Mare Nostrum, Ibercaja y siga usted contando.

Eulogio López

[email protected]