• Ahora el Eurogrupo se plantea aumentar los fondos del MEDE hasta los 2 billones de euros, frente a los 500.000 millones de euros iniciales.
  • Así se mantiene la Europa de dos velocidades y al mismo tiempo se logra que continúen las reformas.
  • España e Italia dejarán de pedir al BCE que les compre deuda soberana a cambio de un MEDE bien dotado, con fondos suficientes.
  • Pero como casi siempre en Europa, todavía no hay consenso: Finlandia no está del todo de acuerdo con el proyecto.

Como se recordará, el pasado viernes 21, el presidente Mariano Rajoy se reunió en Roma con el primer ministro italiano, Mario Monti (ambos en la imagen). De ese encuentro no transcendió nada a los medios de comunicación. Tal vez porque lo que plantearon al resto de la Unión -sobre todo a Alemania- fue un ultimátum: se acabó lo de suplicar al BCE que nos compre deuda. Además, no estamos dispuestos a asumir las condiciones de un rescate global, así que hay que buscar otra solución. Y si no, nos vamos del euro. Tal vez esa solución se llame 'rescate blando'.

Así, este lunes ha llamado la atención lo publicado en el diario alemán Der Spiegel, según el cual los países del euro tendrían planeado aumentar el fondo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (el ya citado MEDE), hasta la cantidad de dos billones de euros. Un aumento considerable, ya que actualmente cuenta con sólo 500.000 millones de euros.

Este MEDE sería el mecanismo al que los países con problemas podrían acudir. Es decir, que se trata de un rescate pero sin llamarlo rescate; o sea, un rescate blando. Porque, al igual que un rescate global, acudir al MEDE también estará ligado a unas condiciones. Habrá que ver cuáles.

En cualquier caso, la entrada en funcionamiento del MEDE mostrará la realidad de la Europa de dos velocidades: los países buenos y cumplidores y los que no lo son.

Pero habrá que esperar a que exista acuerdo en el seno de la UE. De momento, este mismo lunes, desde Finlandia ya han mostrado ciertas reticencias al proyecto.

Pablo Ferrer

[email protected]